Entradas

Mostrando entradas de abril, 2024

Aquél que me devolvió la vida a los 28 años (y la locura/ganas de la maternidad)

Lo vi por primera vez a los 28 años.Octubre 2011. Fue de película, parecía programado. Estaba en  terapia por depresión, trabajando de mañanas, tardes y noches en un centro social, sustituciones y emergencias laborales (explotada y malpagada). Y lo vi, en esa foto, mirando el periódico. Y me enamoré. Vi al hombre perfecto, el marido perfecto, el padre perfecto. Volví a soñar tras años de decepciones, como una niña, como una colegiala, ilusionada, más optimista de lo habitual y volviendo a sonreír, por fin, tras meses de angustias y decepciones pese a superaciones personales y profesionales... Se presentó a elecciones, y no ganó. No me importaba. A mí me gustaba él, un hombre normal o eso parece, buen humorado, amable, educado, culto, agradable, trabajador, con carrera universitaria... Hice todo lo posible para que me hiciese caso, por las redes, ya que tenía más de 1000 personas en la red social donde coincidimos. Me aceptó, me sentí ya, como las fans de los artistas, que también lo so

Las reformas de mi hogar pendiente

Reparar el armario de la cocina donde pongo los platos Reparar el armario dd la cocina donde pongo la comida del gato Pegar cables de la casa, salón y salita Cambiar la lamparilla sala (previamente, comprarla) Arreglar el cajón del armario del recibidor donde pongo las llaves Arreglar el armario del butano Reparar maderas: puerta y ventana baño, puerta salón, la madera rayada del espejo de salita, la mesa de la salita, el escritorio, la madera de las camas individuales, la puerta de las salitas, la puerta de la galería, la vidriera del salón... Pintar la casa  Pintar el coche

Andreu, el chico del curso de Inglés B1

Hubo un curso en el tiempo antes del Covid en el que encontré a un hombre interesante. Uno, de 500 que hice, exceptuando el de masajes corporales con el ex novio de Universidad y el Congreso de Economía donde el joven parecido a Gilgado estaba por allí con su pandilla... La verdad es que no le hice mucho caso al principio, porque trabajaba (me pasaba el día haciendo encuestas en los autobuses, 40 horas semanales) y estudiaba 3 horas en clase Inglés, después de 15 años de sólo escuchar música al haber realizado, aprendido otras actividades y trabajos. Si bien es cierto que vi a la supuesta esposa o querida del político que me gustaba (a saber por qué), paseando algunos días por el centro y a una de las profesoras pareciendo insinuarse (aparte de haberme agredido y decir que yo iba a ser una gorda), un día, yendo a clase, me fijé en él, mirándome cuando llegaba, y es verdad que lo vi con otros ojos. Ya en clase me parecía educado, respetuoso e inteligente, pero, lo vi con otros ojos, aun